Nacionales

Recuperaron cuadro valuado en más de 1.5 millón de euros robado en Rosario hace 35 años

Sorpresa y recuperación de una joya. Una obra de arte de un artista sevillano que permaneció desaparecida durante más de tres décadas fue hallada durante un operativo policial en la ciudad uruguaya de Montevideo. Se trata de una pieza del artista sevillano Bartolomé Murillo, que había sido robada en 1983 en un museo de la ciudad de Rosario.

El hallazgo se produjo hace una semana en la capital de Uruguay durante un operativo de desmantelamiento de una banda de delincuentes profesionales del país vecino. Durante el procedimiento, fuerzas de la seguridad secuestraron la pieza denominada “Santa Catalina”, que había sido robada del Museo de Arte Decorativo Firma y Odilio Estévez, el 2 de noviembre de 1983.

La obra estaba dentro de un auto que fue detenido en medio de una ruta interbalnearia en un procedimiento dirigido por la Interpol. De acuerdo a expertos, está valuada en una cifra que oscila entre el 1,5 y los 3 millones de euros.

En aquella ocasión, hace 35 años, un grupo de delincuentes había ingresado al edificio ubicado en la calle San Lorenzo al 700 y sustrajo siete piezas del museo. Según informó el diario La Capital, las obras sustraídas fueron “Retrato de un joven”, de 0,95 por 0,70 metros, de El Greco; “Santa Catalina”, de 0,89 por 1,15 metros, de Murillo; “El profeta Jonás Saliendo de la ballena”, de 1,80 por 1,50, de Ribera; “Retrato de Felipe II”, de 1,83 por 1,03, de Sánchez Coello, y “Doña María Teresa Ruiz Apodaca de Sesna”, de 1,26 por 1,28 metros, de Goya.

Después del hallazgo, expertos en arte viajaron desde Rosario hasta Montevideo para corroborar que se trataba de la pieza original de Murillo.

Los analistas concluyeron que se trataba de la pieza verdadera.
Los especialistas acudieron a Montevideo con el marco original de la obra, que lograron cotejarlo con las marcas que posee el lienzo. Así fue posible corroborar la veracidad de la misma.

En su momento, el motín del robo había sido valuado en 13 millones de dólares. El golpe comando se había producido apenas tres días después de la asunción a la presidencia de Raúl Alfonsín.

En 1995, la Policía Federal argentina logró recuperar dos de las obras robadas, una perteneciente a Goya y la otra, a Sánchez Coello. Durante esos procedimientos se logró la detención de tres personas, quienes fueron acusadas por robo calificado y por encubrimiento. Más tarde, los procesamientos fueron revocados y se dictó la falta de mérito de todos los imputados.

Al parecer, la banda que protagonizó el robo era liderada por el chofer de Aníbal Gordón, presunto ex jefe del grupo paramilitar Triple A y uno de los líderes de los grupos de tareas que secuestraban y torturaban gente en Automotores Orletti.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Noticia Relacionada

Close