Chubut

Fotobiorreactor para el cultivo de microalgas. Tecnología y conocimiento

La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva logró el financiamiento para generar el desarrollo de un fotobiorreactor para cultivo de microalgas productoras de astaxantina; un antioxidante de alto valor agregado para la industria cosmética y nutracéutica provincial. Dicho financiamiento se logró a través de un Proyecto Federal de Innovación Productiva de Eslabonamientos Productivos Vinculados (PFIP – ESPRO). El proyecto en total demandará una inversión de 2.286.000 pesos.

El subsecretario de Articulación Científica y Tecnológica del organismo provincial, Mauro Carrasco, explicó que “es muy importante este tipo de proyectos, en donde se concreta la transferencia de tecnología y conocimiento directamente a la sociedad”.

En el mismo sentido, el funcionario provincial repasó que “para la misma, están contemplados 8 talleres de capacitación a estudiantes de la UTN FRCH, de la Escuela Politécnica y  de la Escuela de Pesca, Juan Demonte de Puerto Madryn y de la Escuela N° 721 de Camarones”

El costo total del proyecto es por el monto de 2.286.000 pesos, de los cuales el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología aportará 1.600.000 pesos, de los cuales el 50 por ciento ya fue transferido a la provincia, y los demás participantes del proyecto aportarán los 686 mil pesos restantes.

Proyecto

Cabe remarcar que, el cultivo de microalgas puede ser utilizado para muchos fines diferentes, desde la producción de la misma para alimentas bivalvos de interés comercial criados en un sistema acuícola, hasta como alimento humano, pasando por la producción de biodiesel y la generación de metabolitos secundarios como el planteado en este proyecto con usos farmacéuticos y nutraceúticos.

De esta forma, poseer el conocimiento sobre cómo fabricar un fotobiorreactor y poner a punto las condiciones ambientales del cultivo de microalgas, abre la puerta para la generación de cultivo de muchas variedades de este producto con múltiples usos.

En este caso particular, la extracción de la astanxantina permitirá producir e introducir en el mercado un nuevo producto que hasta la fecha se importa, de esta forma sustituir importaciones pero esto es simplemente un punto de partida.

El proyecto es el resultado del trabajo interdisciplinario que viene realizando en distintos proyectos la Secretaría de Ciencia del Chubut, con instituciones científico-universitarias, organismos gubernamentales y privados.

En este caso, participa la UTN – FRCH en el diseño y construcción del biorreactor; la dirección técnica, el seguimiento del proyecto, el análisis de datos y la capacitación del personal estará a cargo del CESIMAR – CCT – CENPAT y de INIMBIO y el Laboratorio Biotec S.A. brindará su acompañamiento durante todo el proceso.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *